Dios y la homosexualidad.

Publicado en por joel.vello.landin

La palabra más bella del Evangelio de Jesucristo es "quienquiera". Todas las promesas de Dios están dirigidas a todos los seres humanos. Esto incluye a la gente gay y lesbiana. ¡Qué trágico es que la Iglesia Cristiana haya excluido y perseguido a personas por ser homosexuales!

 

Todos fuimos creados con una imperiosa necesidad de relacionarnos con otras personas. La calidad de nuestras vidas depende de que compartamos el amor con otros, ya sea con familiares o amigos, nuestras parejas o compañeros. Sin embargo, la sociedad con su actitud hostil hacia las lesbianas y hombres gay a menudo les ha negado el acceso a tener relaciones saludables. Jesucristo nos hace un llamado a encontrar el sentido fundamental de la vida a través de una relación personal con nuestro Creador. Esta importante unión espiritual puede brindar sanidad y fortaleza a todas nuestras relaciones humanas.

 

EN CUANTO A LA BIBLIA

La Biblia es una colección de escritos que a través de más de mil años nos relata la historia de la relación de Dios con los hebreos y el pueblo cristiano. Fue escrita en varias lenguas, abarca diferentes formas literarias, y refleja culturas muy diferentes a las nuestras. Estos factores son decisivos para interpretar correctamente a la Biblia en su contexto.

 

Existen vastas diferencias doctrinarias entre las diferentes denominaciones cristianas, aunque todas utilicen la misma Biblia. ¡Tales diferencias han llevado a algunos cristianos a proclamar que los otros cristianos no son tales en absoluto! La interpretación bíblica y la teología difieren de una iglesia a otra.

 

La interpretación bíblica y la teología también cambian a través de los tiempos. Hace aproximadamente 150 años en los E.U.A. algunos cristianos se aferraban a la enseñanza de que había una doble moral: una para los blancos y otra para los negros. Los blancos eran superiores a los negros, por consiguiente los negros tenían que estar subordinados a ellos y la esclavitud era una institución ordenada por Dios. El clero que sustentaba tan abominable idea creía basarse en la autoridad de la Biblia. El conflicto sobre la esclavitud dio lugar a divisiones que produjeron algunas de las importantes denominaciones cristianas de la actualidad. Esas mismas denominaciones, por supuesto, no apoyan la esclavitud hoy día. ¿Es que ha cambiado la Biblia? En nada. ¡Su interpretación es lo que ha cambiado!

Etiquetado en Religión

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post