¿Qué es un adenocarcinoma de próstata?

Publicado en por Joel Vello Landin

La adenocarcinoma de próstata es el conocido cáncer de próstata, el cual tiene su desarrollo en el sistema reproductor masculino. El origen de esta enfermedad está dado por la mutación seguida de las células prostáticas, las cuales comienzan descontroladamente un proceso de reproducción irreversible con la consecuente aparición de un excesivo número de ellas, lo cual conlleva a la metástasis local.

El cáncer de próstata

El cáncer de próstata puede ser propagado desde este órgano hasta otras partes del organismo, como los ganglios linfáticos y los huesos.

De forma general, esta afección causa dolores, disfunción eréctil, micción dificultosa, entre otros síntomas.

La enfermedad suele ser más común en los hombres mayores de 50 años y es la segunda causa de muerte del sexo masculino en el mundo.

La forma más usual de detectar esta enfermedad es a través de una prueba de sangre: Antígeno Prostático Específico (PSA), o también mediante el tacto rectal. Estas son solo pruebas iniciales, las cuales son finalmente corroboradas con la realización de una biopsia.

Diagnóstico

Cuando al practicar una prueba de detección precoz, se induce la posibilidad de tener el cáncer de próstata, es necesario recurrir obligatoriamente a otras pruebas para decidir si evidentemente el adenocarcinoma de próstata está presente.

De forma precoz esta enfermedad se puede detectar como se comentó anteriormente por dos vías. Bien sea por el tacto rectal o por PSA, en cualquiera de los dos casos niveles de psa elevados delata la posibilidad de la enfermedad.

Entre los síntomas se encuentran:

· Disuria

· Tenesmo vesical.

· Polaquiuria y nocturia.

· Retención de orina y goteo.

· Hematuria terminal.

El brusco inicio y rápida progresión de estos síntomas es una muestra casi evidente de la posibilidad de padecer cáncer de próstata.

Tratamiento del adenocarcinoma de próstata

Este, al igual que el resto de los tratamientos médicos, está en dependencia de infinidad de factores y es individualizado para cada paciente, ya que no tiene las mismas características personales, ni la enfermedad se ha desarrollado en todos de la misma manera.

Algunos de los factores a tener en cuenta a la hora de remitir el tratamiento en este padecimiento son:

· Edad del paciente.

· Expectativa de vida.

· Decisión personal acerca de los posibles efectos secundarios de cada tratamiento.

· Otras enfermedades que padezca el paciente.

· Complicación y grado de la enfermedad Conducta expectante.

En los casos en los que el paciente tiene más de 80 años de edad y la posición y tamaño del cáncer lo permiten, la solución es, en determinadas circunstancias, mantener una conducta expectante. Esto no quiere decir que el paciente no va a ser tratado ni atendido, por el contrario, lo que se propone es evitar tratamientos activos cuyas complicaciones secundarias pueden ser muy agresivas para este tipo de paciente.

No obstante, en estos casos se hacen seguimientos de los pacientes con adenocarcinoma de próstata con conducta expectante para ir chequeando sistemáticamente la evolución de dicha enfermedad y en caso necesario pasar a la aplicación de tratamientos activos.

Treating Cancer with Nano-bio Technology

Etiquetado en Enfermedades

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post